antiX-16 lanzada

El 27 de junio la web principal de la distribución antiX anunciaba el lanzamiento de la nueva versión antiX-16 Berta Cáceres, basada en Debian Jessie y sin system-d.

En mi ordenador de trabajo principal llevo tiempo utilizando MX-15, que viene a ser una edición especial con entorno XFCE y calendario de publicación distinto. Por la buena experiencia, y coincidiendo con el montaje de un ordenador con antiguos componentes, he decidido darle una oportunidad a antiX. Y es que se trata de una estupenda elección para equipos poco potentes. Para esta revisión, se ha probado en un Pentium 4 2,80 GHz, con la gráfica integrada. Con el gestor de ventanas IceWM muestra un consumo recién arrancado de 80 M de RAM.

La distribución se presenta en tres formatos:

  • antiX-full, que incluye 4 gestores de ventanas (IceWM, Fluxbox, JWM y Herbstluftwm)
  • antiX-base, con tres gestores de ventanas (Fluxbox, JWM y Herbstluftwm)
  • antiX-core-libre, sin gestor alguno.

La versión completa no llega a los 700 megas, siendo una buena opción para testear los diferentes gestores hasta encontrar aquel que más se adapte a nuestro uso. Viene además equipada con gran variedad de sofware: LibreOffice, Firefox, Claws-Mail, XMMS, SMTube, SpaceFM… entre muchos otros. Por lo general se tratan de programas adecuados para distribuciones livianas, salvo excepciones. La más evidente es Firefox, que directamente no es usable en un equipo modesto y que he sustituido, con excelente rendimiento, por Palemoon. También he cambiado el gestor de archivos por defecto, Rox, que me parece excesivamente simple, por el también incorporado en la distribución SpaceFM.

rox-fluxbox

Destacan entre sus cualidades un paquete de temas visuales a los que se accede desde el menú principal. Aunque todo es cuestión de gustos, hay combinaciones propias de interfaces de décadas pasadas, pero también otras más resultonas. Por otro lado, incluyen junto al menú de Aplicaciones clásico un menú Personal, para recoger únicamente los accesos a aquellos programas que más utilizamos.

El salto entre gestores de ventanas también se puede realizar cómodamente desde el menú principal, así como la activación / desactivación del panel Conky o el panel de accesos directos Rox.

El resultado final no podría ser mejor: permite convertir un viejo Pentium 4 en un ordenador completamente funcional. Se muestra estable y los tiempos de espera son más que correctos. Esta entrada la redacto desde el equipo de pruebas, con varias pestañas de Palemoon abiertas (alguna ejecutando Flash), Libreoffice y SMTube reproduciendo vídeos de Youtube; todo funciona fluido.

Cómo uso un ordenador de hace 10 años para mi trabajo diario, gracias a Linux.

Precisamente es mi trabajo lo que no me permite actualizar con más frecuencia este espacio. Y por desgracia no siempre tengo tiempo para documentar las pequeñas soluciones, trucos o descubrimientos que facilitan las tareas diarias en distribuciones Linux. Así que he decidido aprovechar unos minutos de distracción, siempre necesarios, para añadir una entrada de carácter poco técnico y destinada a promover el uso de Linux.

Trabajo como docente universitario y en proyectos de investigación que no tienen relación con la informática, aunque siempre procuro implementar las posibilidades tecnológicas. Las tareas que realizo requieren principalmente de: procesador de textos, hoja de cálculo, editor de presentaciones, aplicaciones web y otras específicas para análisis estadístico, cualitativo y simulación computacional. También muy frecuentemente intercambio archivos con otras personas (alumnos, docentes, compañeros de proyecto…) que trabajan en entornos Windows y con software privativo.

Mi equipo es del 2006. Sin entrar en demasiados detalles, se trata de un Pentium D, con 1 Gb de Ram y con gráfica ATI Radeon Xpress 200 de apenas 128 Mb. La única actualización de hardware que ha recibido es un disco SSD, pues lo considero uno de los avances más importantes y lo recomiendo sin dudar.

En algún momento intenté instalar Windows Vista y Windows 7 en este equipo, y era totalmente impracticable. Pero consigo mantener la productividad con distribuciones Linux ligeras. Me mantengo alejado de distribuciones de aspecto vistoso y me decanto siempre por entornos y gestores sencillos: JWM, Openbox y XFCE son mis preferidos. Son determinantes en el aspecto y también en el consumo de memoria. En los últimos años se han adaptado a mis necesidades las distribuciones Crunchbang (descontinuada por su creador pero con proyectos que siguen sus pasos), AntiX y Manjaro (desde que incorpora JWM). A día de hoy utilizo AntiX con un escritorio JWM, imitando la imagen por defecto de Manjaro JWM. Reconozco que para sentirme cómodo he pasado un tiempo modificando el sistema, lo que en entornos sencillos muchas veces significa editar los archivos de configuración. Esto para mí es una ventaja, al permitirme adaptar las características del entorno en el que trabajo. En el caso de reticencias en este sentido, recomiendo Manjaro JWM, pues el acabado visual que incluye por defecto está muy conseguido. Sólo en muy pocos casos recomendaría distribuciones ultra-ligeras al estilo PuppyLinux y DamnSmallLinux, puesto no es fácil re-adaptarse a configuraciones y esquemas visuales ya superados hace una década (o más).

Como editor de textos utilizo LibreOffice Writer, sobre el que pesa una merecida mala fama en lo que su aspecto se refiere. Pero este problema acabó con la versión 5, y ahora es un editor completo y muy cómodo. Del mismo modo, como hoja de cálculo uso LibreOffice Calc. Para presentaciones sencillas, que se proyectan en clase, recurro a LibreOffice Impress. A este le encuentro ciertas limitaciones en cuanto al resultado visual, teniendo en cuenta lo que se consigue con competidores como Microsoft Powerpoint. Estas limitaciones se pueden paliar siendo estricto en la sencillez de la presentación, lo cual se agradece pues comporta menos carga cognitiva para quienes la visualizan y cada vez está más de moda (ahí tenemos el Paper Design de Android cada vez más extendido). También es cierto que recurro de vez en cuando a soluciones web alternativas: aunque la más conocida es Prezi, siempre la intento evitar para no marear al personal con sus transiciones, y su curva de aprendizaje, aunque pequeña, es demasiado acentuada para el tiempo del que dispongo.

Cuando intercambio documentos con otras personas que no usan software libre, utilizo desde Linux las aplicaciones de Microsoft Word y Powerpoint. Utilizar Linux no significa quedarse sin poder usar aplicaciones propias de Windows. Esto se puede hacer gracias al programa Wine, aunque yo lanzo estos programas desde PlayOnLinux; una aplicación que utiliza Wine y facilita la instalación de juegos y otros programas Windows. Así que, además de trabajar, muy de vez en cuando saco un rato para ejecutar alguno de los juegos clásicos de Windows. Es necesario matizar que Powerpoint lo evito siempre que puedo, ya que el rendimiento de mi vieja máquina se ve bastante afectado.

Uno de los programas de análisis estadístico más extendido es SPSS. Existe una alternativa libre llamada PSPP de funcionamiento muy similar y que me sirve para el mismo cometido. Para análisis cualitativo utilizo en mi puesto de trabajo, en entorno Windows, AtlasTi: todavía no he tenido necesidad de ejecutarlo en casa, desde Linux, o buscar alternativas.

La simulación computacional es un ámbito en el que justo ahora empiezo a entrar, y NetLogo ofrece paquetes tanto para Windows como para Linux, e incluso la posibilidad de ejecutarlo desde un navegador web. Precisamente para navegar por internet utilizo PaleMoon: un navegador muy completo basado en Firefox. Hace tiempo dejé atrás navegadores que consumen demasiada memoria para un ordenador antiguo, como Chrome o Firefox, y debo reconocer me costó encontrar una alternativa que estuviera a la altura.

En alguna ocasión necesito hacer algún pequeño retoque de imagen, y para ello recurro a GIMP. También puntualmente edito alguna página web, para lo que utilizo Bluefish. Y para acceder vía FTP al servidor, exploradores de archivos de Linux ya incluyen la posibilidad (sin tener que recurrir a más programas tipo Filezilla). En este caso, utilizo PCManFm.

Si bien me gustaría poder contar con un equipo de última generación, también es necesario plantearnos hasta qué punto le vamos a sacar provecho como usuario. Sin duda aumentaría la productividad, del mismo modo que lo haría gastar el dinero en un segundo monitor y un despacho más cómodo y luminoso. Pero gracias a Linux puedes economizar y sacarle todo el provecho a máquinas que todavía tienen años por delante.

Puppy Linux Tahrpup 6.0 como distribución principal

Puppy Linux es una de las distribuciones ligeras más laureadas, capaz de devolver a la productividad equipos con más de una década encima. La imagen ISO apenas pesa 200 megas, y está preparada principalmente para ser utilizada desde un pendrive permitiendo guardar los cambios que se hagan en el sistema. A pesar de esto, me he decidido por instalarla en un equipo que uso de forma secundaria como herramienta de trabajo (Dell Mini 9 – Intel Atom N270), para valorar si convertir a esta distribución en el sistema operativo de mi equipo principal.

puppy1

Antes de continuar, cabe remarcar que muchos de los comentarios aquí vertidos son fruto precisamente de querer utilizar una distribución pensada para ser live como sistema instalado en el equipo y de uso diario. No son por tanto críticas a la distribución, sino advertencias a tener en cuenta.

– Instalación.

La información que se proporciona es muy detallada, pero el proceso queda lejos de ser amigable para el usuario.

– Configuración wifi.

Por defecto proporciona varias herramientas para conectarnos a internet. Por una parte puede considerarse positivo, al permitir elegir aquella que mejor responda a nuestras necesidades. Pero por otro lado, añade ruido y confusión a una distribución que se va a caracterizar por ello.

puppy2

Si bien la detección de drivers no ha dado problema alguno, no he conseguido conectar el wifi a la primera. De hecho, cada vez que se inicia el sistema es necesario volver a seleccionar la interface (wlan) para conectarse a internet: espero poder solucionar este problema.

– Repositorios y paquetes de idiomas.

El paquete de idioma en español no se puede añadir durante la instalación. Es necesario acudir al Puppy Package Manager (programa tipo Synaptic utilizado en Debian, Ubuntu…) para instalarlo manualmente. Y una vez allí, el paquete tiene un nombre no exactamente igual al que indica la ventana informativa.

Al aplicar el paquete de idiomas “español”, parece que se han instalado la diversidad de lenguas del Estado: el sistema se muestra en vasco, aunque ya permite seleccionar “español” sin necesidad de descargar otro paquete.

En lo que a repositorios se refiere, se combinan los de Ubuntu con propios de Puppy.

– Aspecto y personalización.

Destaca una personalización del gestor de ventanas JWM muy lograda. Es un gestor muy liviano y austero, al que resulta difícil de darle este aire fresco y actual, pero la combinación de color y temas ha sido muy cuidada.

Desgraciadamente, tanto el escritorio como el menú se ven saturados de programas hasta el punto que genera confusión y molestia para las tareas más básicas. Y esto nos recuerda que ha sido diseñada como distribución live y, por lo tanto, trae gran variedad de aplicaciones que podrían ser útiles en este escenario.

puppy3

Si instalamos Conky, se facilitan configuraciones pre-establecidas y muy atractivas, que pueden combinar con una colección de temas e iconos no excesivamente extensa pero suficiente. El aspecto final es muy agradable e incluso llevar a olvidarnos que estamos usando el gestor JWM. Esta sensación desaparece al abrir el menú de aplicaciones, pero si resulta un problema siempre lo podemos sustituir por otro no tan ligero.

puppy-conky

Intentando ordenar el menú de aplicaciones, podemos acceder a Menu Manager. Aunque es una aplicación poco intuitiva. Todos los programas se encuentran distribuidos en solo dos listas: “Enabled” o “Disabled”.

puppy4

No muestra en qué sub-menú están ubicados (Internet, Multimedia, Herramientas…), y aparecen con el nombre del archivo que tiene cada acceso directo el cual difiere del nombre del propio programa. Esto se vuelve más problemático si al instalar alguna aplicación, como LibreOffice, aparecen programas repetidos en varios sub-menús pero listados una sola vez en Menu Manager. La alternativa es modificar directamente los archivos de configuración de JWM.

Por último, algo que puede ser un inconveniente según el formato de pantalla: no permite poner la barra de sistema en vertical. En todo caso, habría que intentarlo modificando los archivos de configuración.

– Aplicaciones.

Como ya se ha comentado, un punto fuere como distribución live se vuelve en contra al ser instalada en un equipo: demasiados programas. Entre toda esta saturación, encontramos en el escritorio un acceso a Quickpet (en el menú aparece con el nombre Slickpet), que permite instalar las aplicaciones más populares: navegadores web (Firefox, Opera, Chrome, Tor…), Java, Google Earth, Gimp, Libreoffice, Steam, Wine e incluso otros gestores de ventana como Lxde o Xfce.

puppy5

El Puppy Package Manager muestra un botón de “Desinstalar”, que abre un diálogo pero solo permite desinstalar aquello que hayamos añadido: no los paquetes instalados por defecto. Para esto último, es necesario dirigirse al menú “Configuración” y elegir “Quitar paquetes preinstalados”. Saldrá un listado nada intuitivo; un combo-box en el que seleccionar el paquete. Aparecen listados los nombres de los paquetes, no de los programas, y tocar una letra del teclado no lleva a los paquetes que empiezan con esa letra. Se eliminan uno a uno.

puppy6

Al tener las entradas del menú traducidas al español, no siempre coincide el nombre que aparece con el del programa. Puede ser necesario abrir un programa para consultar la información en “Acerca de” y dar con su nombre en inglés. Es un ejemplo de una sensación común en los primeros momentos de personalizar y adecuar el sistema al uso que le daremos: sentir como si volviéramos a antes de 1995 para tardar varios minutos en hacer tareas que deberían ser simples.

La primera vez que he ejecutado LibreOffice ha tardado varios minutos en abrirse, pero eso no ha vuelto a ocurrir.

El explorador de archivos por defecto es Rox-Filer. Rápido, liviano… Pero para uso diario posiblemente sea necesaria otra alternativa. Y para navegar por internet se propone PaleMoon, que cumple correctamente su cometido y carga páginas como Youtube sin necesidad de instalar complementos.

Es interesante la aplicación Pup Advert Blocker que tiene el mismo cometido que el popular Adblock, pero que bloquea la publicidad en cualquier navegador que utilicemos. Lo que hace es añadir direcciones url al archivo /etc/hosts, que también podemos modificar manualmente.

Como gestor de correos trae Sylpheed, al que no le parecen faltar opciones. De cliente torrent cuenta con Transmission, y para reproducir mp3 y vídeo incluye Deadbeef y VLC.

– Limitaciones.

La limitación principal está en el campo de la seguridad, dependiendo del uso que hagamos del sistema. La sesión se inicia por defecto como root. Así lo explican: “Puppy está estructurado de forma tal que funcionar como administrador (también conocido como ‘root’) es seguro, y es la opción elegida por la mayoría de los usuarios”.

Los otros dos tipos de sesión se conocen como Spot y Fide. En Spot “es posible usar algunas aplicaciones de Internet” (navegadores…), y Fide es la opción que conocemos para “usuario”. De hecho no se facilita en ningún momento la creación de usuarios no “root”.

En el diálogo para salir o apagar, no permite la salida a pantalla de login. Si abandonamos el entorno gráfico y vamos a la línea de comando, startx inicia la sesión de root.

Conclusiones

Algunos aspectos positivos en una distribución live se vuelven en negativos al ser instalada; principalmente la sobrecarga de programas y opciones. Esto no quita que pudiera cuidarse un poco más el resultado final de una instalación en el sistema. Después de todo, cuenta con programas para uso diario, pero se pierde demasiado tiempo en conseguir que sea un entorno adaptado y productivo para dejar atrás esa sensación de caos en todos los rincones.

Aunque se da por sentado, remarcar la fluidez y enorme velocidad del sistema al ser instalado en una máquina con menos de diez años encima: todo el potencial del equipo para las tareas que le solicitemos. Y aún así, el escritorio de trabajo tiene un aspecto muy logrado.

El acceder directamente a una sesión root descarta utilizar la distribución en determinados escenarios, aunque para tareas básicas no debería ser un problema. Otra opción es configurar una cuenta de usuario, aunque el proceso no esté facilitado.

Tampoco olvidar que, a pesar de verter algunas críticas por utilizar la distribución para algo que no ha sido pensado, seguro es perfecta para contextos en los que no es posible acceder a equipos actuales.

¿Vale la pena utilizar Puppy Linux como distribución principal? Depende de cuanto se quiera priorizar el rendimiento sobre otras características y del uso que vayamos a dar a la máquina. Aunque no conseguiríamos los mismos resultados, cabe plantearse alternativas como instalar Debian y añadir JWM como gestor de ventanas, aunque igualmente tocará dedicar un buen tiempo a adaptar y personalizar el entorno.

MX-14 Symbiosis

MX-14 es una versión especial de la distribución AntiX, robusta al estar  basada en la rama estable de Debian y con la ligereza y elegancia de XFCE4 como entorno de escritorio.

¿Por qué estoy usando MX-14 como distribución?

– Llevaba más de un año utilizando Crunchbang, con entorno Openbox, con lo que había conseguido un alto rendimiento en mi antigua máquina y un escritorio altamente personalizable. Cuando el proyecto Crunchbang quedó abandonado, intenté adaptarme a distribuciones similares, pero ninguna acabó por convencerme. Volví a instalar Crunchbang apuntando directamente a los repositorios Debian. Pero me quedé con las ganas de cambio.

– Buscando distribuciones ligeras descubrí AntiX, y me decidí por la versión con XFCE4 por su aspecto atractivo. Después de usar Openbox tenía ganas de volver a un entorno menos austero.

– MX-14 se instaló sin ningún problema ni incompatibilidad, cosa que no siempre ocurre con las peculiaridades de mi hardware.

– Al utilizar MX-14, el sistema era completamente funcional sin necesidad de instalar más programas, y he pasado mucho tiempo sin la posibilidad de dedicarme a personalizar y adaptar el sistema: Iceweasel, LibreOffice, Clementine, Synaptic y la herramienta MX Tools para instalar rápidamente codecs, flash e incluso resolver posibles problemas de arranque.

– El desempeño de mi máquina con MX-14 (entorno XFCE4) es bastante superior al que conseguía con Crunchbang (Openbox), aunque jamás lo hubiera imaginado. Se nota, por ejemplo, en cómo maneja el número de pestañas abiertas de Iceweasel contando con las mismas extensiones instaladas, o en la multitarea con otras aplicaciones como reproductores de audio. Con el simple hecho de utilizar Youtube o páginas web en flash, ya se nota la diferencia. Me vuelve a funcionar el juego Sauerbraten, cuando hacía tiempo lo había dado por imposible…

No será ni de lejos la mejor distribución para muchos, y he tenido muchas reticencias antes de pasarme a XFCE, pero MX-14 me permite aprovechar más mi máquina con un entorno gráfico bastante cuidado. Para cuando el trastear y modificar el sistema pasa a un segundo plano, en mi caso por falta de tiempo, con esta distribución tengo un menú completamente funcional, fácil instalación de paquetes y codecs, actualización automática del sistema… No hace falta configurar nada para empezar a producir y disfrutar.

Enlace: MX-14 Symbiosis

Solución en Crunchbang: Iceweasel has prevented the outdated plugin Adobe Flash

outdatedflash

Utilizando Iceweasel para navegar, podemos encontrarnos una advertencia de seguridad en páginas web que necesitan de flash: Iceweasel has prevented the outdated plugin Adobe Flash. Necesitamos actualizar el plugin por seguridad.

Solucionamos el problema desde una terminal:

sudo /usr/sbin/update-flashplugin-nonfree –install

Fuente: Crunchbang Forums

SolusOS 1.3 Eveline

SolusOS es la última distribución en ganarse una partición en mi disco duro.

solusos

Está basada en la rama estable de Debian, y por el momento noto la mejora después de pasar por los diversos sabores de Mint, los cuales cada vez me satisfacían menos. Además consume muy pocos recursos, sin deshacerse de lo que se puede considerar necesario en una distribución actual.

Entre las ventajas que ofrece está el tener un sistema basado en Debian con todo lo necesario una vez realizada su instalación. Usa Gnome2 consiguiendo dar una estética atractiva y sencilla a su vez. Cada vez que instalo una distribución me apresuro a personalizar la apariencia, pero en esta ocasión he estado varias semanas sin apenas realizar cambios en este sentido. Para embellecer el escritorio nos permite usar los ya viejos conocidos Compiz y Emerald.

En resumen: estabilidad, belleza y bajo consumo en un entorno clásico.

solusos

También debo decir que tuve un par de problemas iniciales, y algunas molestias, que pueden llevar a desinstalar a quien no le guste trastear. El primero de ellos ha sido un fallo en el First Run Wizard o configurador inicial, que me reportaba un error al solicitar la instalación de los drivers de la tarjeta gráfica ATI, ya fueran los libres o los privativos. El tener que solucionar esta cuestión de forma manual no es demasiado amigable para el usuario.

Un segundo problema fue con PulseAudio; ruidos y problemas al reproducirse desde dos fuentes distintas. Problemas de este tipo ya habían sido detectados meses atrás y se suponen solucionados, pero no en mi caso. Finalmente he decidido pasar de PulseAudio a Alsa.

Por otro lado, no tanto un problema pero si una pequeña molestia, al no poder activar los temas de Emerald, y que motivó un post anterior. También debo decir que la primera gran actualización siempre esperada tras instalar una distribución, tardó mucho en producirse. La podría haber forzado manualmente, pero la curiosidad por ver cuándo se produciría me llevó a casi un par de días con paquetes muy desactualizados. Por último, el menú de Cardapio me muestra errores de codificación en las palabras con tilde.

solusos-software

También es mejorable el gestor de software (bajo el título “Añadir/Quitar software“), pues usa PackageKit (gpk-application) y tiene sus limitaciones en el momento de ordenar y mostrar información.

Para mi es una transición hacia el futuro SolusOS. En su versión 2, actualmente en estado Alpha, incorpora un entorno llamado Consort Desktop fruto de un fork de Gnome2. También promete enmendar algunos errores como los derivados de ese configurador inicial que fue insuficiente en mi caso. Por el momento la estabilidad y rendimiento que me ofrece lleva a mantenerme en esta distribución.

Temas de Emerald que no se activan

Me encuentro dando una oportunidad SolusOS 1.2, esperando a que la prometedora versión 2 pase a estable. Y he topado con un viejo y extendido problema: desde el Emerald Themer selecciono un tema de decoración, pero no se aplican los cambios.

En primer lugar nos dirigimos al Administrador de Opciones Compiz, y nos aseguramos que estén marcadas las casillas de “Compatibilidad de Gnome” y “Decoración de ventanas”. En ese caso, abrimos la ventana de opciones de la “Decoración de ventanas”, para rellenar la caja de texto de Comando de la siguiente manera:

compiz-comando

Así le estamos indicando que Emerald debe ser el encargado de la decoración. Al reiniciar la sesión, es posible que sigamos con el mismo problema. En ese caso desde una consola ejecutaremos:

compiz –replace

Si tras aplicar este comando la decoración de ventanas responde al tema escogido en Emerald Themer, solo nos queda indicar que se ejecute junto al inicio de sesión. Para ellos nos dirigimos a Aplicaciones al Inicio desde el menú del sistema y clicamos en el botón Añadir. El nuevo diálogo lo rellenamos de este modo:

compizalinicio

Al Guardar estos cambios, podemos reiniciar la sesión disfrutando de la decoración aplicada desde Emerald.